21 de abril de 2013

A propósito del evolucionismo ‘fashion’

A Spinoza no le hubiera importado descender del mono: también para los monos es sagrado el orden cósmico. El dios de Spinoza era, en realidad, la inteligencia. No la suya, ni la de la especie, sino más bien el nous absoluto, el orden asombrosamente racional del cosmos.

                                                                                Juan Antonio Rodríguez Tous