7 de julio de 2012

Deleuzeanas / Acontecimiento


Deleuze y Guattari llaman acontecimiento a ese entre-tiempo de comprensión, ‘la parte en todo lo que sucede de lo que escapa a su propia actualización’.

‘El acontecimiento no es el estado de cosas en absoluto, se actualiza en un estado de cosas, en un cuerpo, en una vivencia, pero tiene una parte tenebrosa y secreta que se resta o se suma a su actualización incesantemente: a la inversa del estado de cosas, no empieza ni acaba, sino que ha adquirido o conservado el movimiento infinito al que da consistencia. Es lo virtual lo que se distingue de lo actual, pero un virtual que ya no es caótico, que se ha vuelto consistente o real en el plano de inmanencia que lo arranca del caos. Real sin ser actual, ideal sin ser abstracto’.

*¿Qué es la filosofía? Anagrama, Barcelona, 2009, p. 157.

4 comentarios:

Miriam García dijo...

¿Es algo así como un baile de Moiras?

Los "movimientos" de estos días me recuerdan los textos que he leído aquí, empiezo a comprender algunos de ellos. Leo esos textos en las calles, aparecen de pronto.

Saludos, gracias por mantener este espacio.

Alfredo Lucero-Montaño dijo...

Miriam, mil gracias por el comentario.

Para serte honesto, no entiendo bien a bien que quieres decir con "baile de Moiras". ¿Será algo así como destinos compartidos?

Mas me alegra que vayas descubriendo esos sentidos, esos significados, "en las calles" --en el horizonte de la realidad.

Lo que alcanzo a ver en estos "movimientos" y manifestaciones es que son la acumulación de fuerzas, potentias --diría Spinoza--, que van a levantar una grande y poderosa ola de cambio en nuestro país.

Un abrazo.

Miriam García dijo...

Supongo que la imagen de las Moiras es una figura que implica que el destino como cosa dada no existe, sino que el destino es algo abierto donde todo es posible. La voluntad de uno es una fuerza grande que incide sobre los acontecimientos, junto con otros procesos que en ocasiones no vemos o no comprendemos en su totalidad. Entonces, forjamos expectativas hasta donde nos da el horizonte y eso implica que hay mas mundo despues del horizonte.Las Moiras bailan antes de hechar a andar el destino, pienso que hay cosas que no alcanzamos a ver. Coincido, estamos viviendo una profunda transformación. Pienso que estamos en medio de una revolución cultural. Se hablará de esto durante años. Saludos.

Alfredo Lucero-Montaño dijo...

Miriam, tu imagen del 'baile de Moiras', me lleva por asociación connatural a la problemática y vieja idea que 'los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstanciaas elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente...'. Aquí las circunstancias condicionantes serían como las Moiras que tejen el destino de los hombres, y los fines que persiguen los hombres que hacen su propia historia --los hombres que se constituyen a sí mismos en sujetos políticos--, gravitarían justamente en deshilvanar y aún cortar los hilos de las Moiras. Saludos.